fbpx
Acuarelas de Sevilla de Mariano Nieto
20 julio, 2017

Los Gusanos del Lapso, Koko Che Jota, exposición en Hotel Madrid

Carolina Häfner, alias “Koko Che Jota”

@koko_che_joja

kokochejota.com

Hotel: Hola Carol, cuéntanos de tu vida, tienes un acento diferente ¿eres de aquí?

Carol: No, bueno a ver si, yo nací en Granada, pero a los dos años nos mudamos a Berlín. Con la caída del muro, mis padres se animan a volver al país natal de mi padre, también cansados de ver como en Andalucía sus carrereas profesionales no proliferaban como deseaban, los dos eran arquitectos, carrera que también hice yo, pues porque iba de la mano. Volvíamos a Granada todas las vacaciones y pasé aquí el año 2014, siempre le hablaba a mi padre de que quería vivir aquí

Hotel: ¿Cuándo vienes definitivamente y por qué?

Carol: La vida se me giró mucho, me hice cargo siendo muy joven del Estudio de Arquitectura de mis padres, ambos han fallecido. Aquello me supuso un contacto muy fuerte y a destiempo con una realidad difícil, una mezcla de sentimientos y de experiencias que conseguí encauzar y que finalmente se desenlaza con mi mudanza a España. Llegué aquí y comencé a pintar, necesitaba despejarme de todo.

Hotel: No es raro que arquitectos se dediquen también a la pintura o al diseño. Parece que estuviera unido

Carol: Si si, yo hago también diseños. Diseño tejido y los estampo, ¡incluso los coso! Necesitaba buscar otros soportes. Me aburro pronto y ahora estoy aprendiendo a canalizar y a hacer las cosas bien. Este tiempo he querido hacer muchas cosas, cursos de serigrafía, de patronaje, de bordado, ¡tengo todo el tiempo ocupado con deberes! Ahora ya llevo un año y medio con patronaje y confección, y pintando tres. Me siento a gusto. Soy más feliz ahora.

Hotel: ¿Esta exposición que vemos es fruto de esa concentración? ¿Los Gusanos del Lapso se llama no? ¿Qué técnica es?

Carol: Cada cuadro tiene una manera de hacerse diferente, es una técnica mixta, hay cuadros que tienen más bocetos de origen, otros directamente con ordenador. Yo hago formato grande y una serie limitada, el formato grande es el original, se vende con un contrato, ya que será el único que se venderá con estas dimensiones. Me gusta mucho lo digital porque me permite seguir creando sobre lo creado, llevarme trozos de algo que me gusta e inventarme algo nuevo. Cada pincelada está hecha en ordenador como si estuviera pintándola, a veces lo veo como una dificultad, porque tienes millones de opciones de acabar algo y eso te puede volver loca. De lo digital me gusta que no tenga el aspecto de ordenador y para eso hay que trabajarlo mucho, las texturas y todo… pero lo que importa es el producto final, si te gusta, te gusta.

Hotel: ¿Dónde te inspiras Carol?

Carol: Desde que empecé a pintar me di cuenta que estaba haciendo algo que realmente me gustaba, no paraba de observarlo todo, voy a museos, a exposiciones. Tengo la necesidad de nutrirme de todo y creo a partir de ahí. Mis ciclos son de rachas, las que no estoy creando lo absorbo todo. Me encanta la moda, me gustan muchos los estampados, la antigua Bauhuaus de arquitectura me parece impresionante, el interiorismo me gusta, la naturaleza, las plantas, me gusta Chopin.

Hotel: ¿Que tienes pensado para Los Gusanos del Lapso en un futuro?

Carol: Cada vez estoy notando que me va mejor como “empresaria”. Le voy viendo los beneficios a lo que me gusta hacer, aunque es muy reciente todo, y yo he tenido que aceptar mis propios prejuicios, sobre lo que hago y cómo lo hago. Eso me ha ayudado a estar donde estoy, más confiada en mí, más segura y con muchas ganas de seguir. Ahora tengo una obra que me convence y que creo totalmente en ella. Es una obra que está gustando, después de estar aquí en Hotel Madrid saldrá fuera de Sevilla… pero aun no puedo dar más datos.

Hotel: ¿Por qué los Gusanos del Lapso?

Carol: Habla de un gusano que vive en un tronco y va forjando su camino y lo hace a medida de su propio cuerpo y no pueden volver atrás. Hace referencia a nuestras vidas, que nos nutrimos de todo lo que vemos y sentimos, tomamos decisiones, pero no podemos volver al pasado, al tiempo y a lo frágil que puede ser. Ellas se encuentran en ese momento, rodeadas por ese gusano, y por eso es un momento muy íntimo. Pero esa es mi intención, cada uno que vea la obra le dará la suya personal.

Hotel: Llevas en Sevilla cuatro años y me imagino que ya tienes tus sitios y tus rutinas preferidas en la ciudad, ¿nos cuentas algunas?

Carol: Me gusta mucho el Jardín Americano de la Expo ‘92 que está en Cartuja y suelo ir. Me gusta ir a Delimbo como galería de arte, porque traen a artistas callejeros que me interesan mucho. El Monasterio de la Cartuja me encanta, por la historia que tiene y por lo ecléctico que es. Entras allí y te encuentras una fábrica de cerámicas, un monasterio, el centro de Arte Contemporáneo, la música, la naturaleza, los naranjos… el sitio es mágico.

Comments are closed.

//]]>